15 ene. 2011

Anochece...

Una ciudad que nos atrapa, un amigo que traiciona, una puerta que se abre, una ventana en la que nadie asoma.

Una caricia en la mañana, una pasión, una rabia como símbolo de acción de una generación.

Una luz que ilumina, una canción que me anima, una lágrima que cae...que limpia una vida herida.

Una calle colapsada, un amor que no se acaba, un político que mira hacia otro lado y no hace nada.

Un respeto que se gana, una inocencia que se pierde, un corazón que se acelera cuando un enemigo vuelve.

Un policía que me insulta, un lugar lejos de aquí, un sentimiento que se oculta por miedo a que dirán de mí.

Una familia que se abraza, un hermano de otra raza, un jefe que sonríe, un consejo que sin más rechazas.

Un atajo, un lujo que me distrae, una calma que me arropa si el sol cae, un olor que trae recuerdos, una chica que no sabe que la observo, un álbum de fotos roto, pero que aún conservo.

Una libertad que huye, un micro que me comprende, una venganza justa, un secreto que se vende.

Una historia son comprender, un cuerpo de mujer, un beso distante, un instante de placer, un ayer que ya no existe y un mundo que nos repudia...[...]

Un tiempo difícil, un silencio que relaja, un hombre que no se rinde, un simple perro de paja.

Una distancia que se asume, un porro que me consume, una noche, una plaza, una botella que nos une.

Una rima que se escapa, un sueño por conseguir, un horario que encarcela a un hombre que no quiere huir.

Una madre que me espera, un acto de bondad, un crimen, un rap que resucita cuando el resto me deprime.

Un te quiero, un hasta luego y un por qué...Una suerte que me ampara porque yo me la busqué.

Un billete que sale de mi bolsillo, un vacío, un barrio que me recuerda dónde están los míos.

Un pecado sin remordimiento, un juguete que aun divierte, un solo camino, una vida, una muerte.

Un paso firme sobre un charco, un retrato sin un marco, una página que sigue en blanco, un canto un parto un salto, un llanto, una gota de sangre secándose en el asfalto.

Un árbol que llora hojas secas, una estatua que se pudre, un cielo que nunca veo porque el humo lo recubre.

Un regalo que agradezco, un arte que me hace temblar, un mar que siempre escucha cuando quiero hablar, un hogar donde descanso, un lugar de odio y de furia...

Podéis llamarme el aliado, el enemigo, el loco, el iluminado, pero sólo soy uno más...y sólo necesito un día...

8 comentarios:

  1. Me encanta. Muy buena entrada, Ángel :).

    ResponderEliminar
  2. ¿Es de Nach?¿O sólo me suena a mí?

    De todas maneras te has vuelto a superar.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Bea :)
    Laura, ¿OH?
    Nop, y gracias por el alago :D

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Sublime!! Nunca dejas de sorprenderme.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena entrada, sí señor. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  6. Perdón, halago*, fallo técnico jaja.

    ResponderEliminar