6 dic. 2010

Pegamento

Cual resina de árbol recién cortado.

Cómo esas barras de pegamento que utilizábamos de pequeños.

Dígase de ese chicle que es imposible retirar de las gafas después del estallido final.

Cual mucosidad de ente recién nacido.

Como el rastro que deja el caracol al huir de una gran fiera hambrienta.

Como esos restos de gomina que te quedan en las manos después de destrozarte el cabello.

Como las heces que pisas y se te quedan en la suela de la zapatilla.

Cual Coca cola recién vertida en el suelo, que va dejando ese asqueroso y pegajoso rastro.

Como ese rastro de dentífrico que queda en tus labios después de un lavado bucal.

Ese tipo de ente que se comporta de esa manera todo el tiempo son los que me abruman. Sí, que me encanta que de vez en cuando me den un abrazo, un beso, una caricia, o que simplemente me muestren su preciosa sonrisa. Pero que no estén todo el día dejándome restos de su pegamento en mi torso.

Hace tiempo uno de ellos roció mi cuerpo con sus pegajosos residuos durante un largo periodo de tiempo. Me llegué a cansar y se lo dije mediante el intercambio de palabras vía internet. Nos llegamos a enfadar y dejamos de entablar conversación. Pero al final poco a poco con un poco de disolvente llamado tiempo, parece ser que el pegamento fue envejeciendo y deteriorándose hasta desaparecer y volver a la normalidad, pero con un cambio: nos hemos vuelto alérgicos al pegamento.

8 comentarios:

  1. Eres un descarado, y según esto, no veo por qué no me has mandado a la mierda a mí la primera.

    ResponderEliminar
  2. Lo primero, se dice "ente", no "ende". Lo segundo, no hay que ser tan pejiguero y dejar que la gente te muestre su amorrrrl y afecto, que tampoco es tan malo. Pero te entiendo por otra parte, porque yo soy afectuoso pero la gente demasiado pegajosa me pone en una situación algo violenta. Por cierto, no has comentado mi comentario explicatorio sobre tu nota, ¿sigues en desacuerdo después de lo dicho?

    ResponderEliminar
  3. Primera observación cambiada. Segunda observación en desacuerdo. De meticuloso tengo poco la verdad, y soy una de las personas que mas deja que la gente muestre su amor, su cariño y su afecto, pero lo que no es normal es lo que estaba pasando, que ya era demasiado. Hay veces que a la persona más pegajosa del mundo puedo aguantarla, pero dependiendo de la situació, me explico: Laura según ella es pegajosa (falso es) pero cuando vino de Francia empezó a ser bastante pegajosa, pero a mi me gustaba por la simple razón de que llevaba meses sin verla y necesitaba su cariño. Pero lo de este ENTE no llegaba a ser normal.
    Con respecto al comentario estoy haciendo una entrada que publicaré en poco tiempo tambien comentando muchas cosas.

    ResponderEliminar
  4. Miedito me das. Pero la pregunta es...¿tanto daño te hizo una décima que en realidad yo no cuento sino que cuento como diez? ¿merece esa chorrada una entrada entera? ¿vas a trabajar más entradas para tener el diez fijo? ¿tengo la potestad de poner la nota que a mí me dé la gana porque soy el profesor? Solo respondo a la última. Por supuesto que sí, y si vuelvo a leer un comentario quejándote te la bajo dos décimas :P

    ResponderEliminar
  5. 1- No me hizo daño la nota, la nota me da exactamente igual jajaja.
    2- No la voy a hacer exactamente por la nota, repito me da igual, más bien la haré por el blog en general.
    3- A esa pregunta te la responderá mi proxima entrada :D.
    4- Sí, puedes poner la nota que te venga en gana, siempre y cuando sea justa, y no digo que la anterior no lo sea, porque lo es.
    Vale, no me quejaré más de la nota, pero si de otras cosas, porque puedo ¿no?

    ResponderEliminar
  6. AAAAAAAAAAAA! Jajajajajaja
    Me encanta!
    Te puedo asegurar que lo demostrar el afecto y esas cosas a mi me gusta que me lo demuestren hasta cierto punto que empieza a ser pesado.
    En serio me ha gustado mucho lo de pegamento :)

    ResponderEliminar