27 mar. 2011

Llámame Muerte

*Suena el despertador*

¿Mmmm? Oh, ya es la hora de despertarme. Bueno, me quedaré un ratito más…

¡Oh Dios mío! Voy a llegar al final tarde, pero es que me cuesta abrir los ojos de lo cansado que estoy. ¿Qué es ese olor tan extraño? No por favor, no, que no esté haciendo el desayuno papá. Decido abrir los ojos después de mucho esfuerzo… ¿¡QUÉ PUÑETAS ES ESTO!? Me encuentro en un lugar lúgubre, mal oliente... No, no es el desayuno de mi padre, sino que son los residuos/excrementos de toda una población. Me encuentro en una alcantarilla. Esto debe ser un sueño, seguro que si empiezo a andar buscando la salida me despierto. Espera un momento, el otro día leí en una revista que en los sueños no tienes la capacidad para oler… ¡AHHHHHH, esto es la pura realidad! Corro, corro como un loco buscando una salida y una explicación para todo esto. Las paredes se empiezan a derretir. Esto no puede ser verdad. Me empiezo a pellizcar por si acaso.

Un momento, ¿qué es ese ruido? Parece el chillido de una rata. Así es, una rata aparece a mis pies. Es una rata un tanto extraña, no la típica rata asquerosa y mugrienta que va a morderte sin más. Parecía “mona” y sin ninguna gana de jorobar.
Veo algo raro en su costado. La cojo y veo más detenidamente lo que pone. Parece ser una “M”. Qué raro, la tiene como grabada en la piel. AJJJJ, maldita hija de ****, me ha mordido.

El animal empieza a correr y mirarme mientras corre. Parece que me indica algo. ¿Será la salida? Le sigo, pero cada vez que me acerco a él, corre mucho más, y más, y más. ¿A dónde leches irá? Cada vez que avanzamos las paredes se derriten más rápido, todo se va oscureciendo más. Tengo miedo, no sé qué hacer.

De repente, empiezan a aparecer más ratas que se unen a la rata con la “M” en el costado. No sabía yo que pudiese haber tantas ratas por aquí. Ahora sí que llega a ser asqueroso. El mal olor aumenta.

¿Y esto? Las ratas se han parado todas de golpe. La que tiene la “M” se acerca a mí, me mira y…

……¿Dónde estoy? Me siento ligero. ¿Qué es este lugar? No se oye nada, parece como si estuviese muerto…

13 mar. 2011

Sentir...

La vida me va dejando marcas que mi tez conserva.
Aprendí a tirar de esta cuerda, jugué y me escapé por banda izquierda.

Caricias fueron escudo en mi piel sensible, me desnudo, enseño mis rasguños mientras este puño escribe.

Saludo con un abrazo a aquellos que aprecio, pagué el precio por querer tocar el cielo como un necio.

Quiero sentir su mejilla y su cuerpo pegado al mío, hacer contacto, hip-hop y Kafes duermen bajo el mismo manto.

Un sentido el tacto, un camino intacto que pisar para no ser un tío más entre tantos.

Me levanto pensando que el día será estupendo y tengo fe, hay besos que pueden ser dulces y amargos como un tofe.

¿No crees que valgo más por perro que por viejo? Cada vez que dejo huellas veo como se cae mi pelo.

Los reflejos que devuelven los charcos nunca se tocan,
hace falta tacto para llegar a las almas rotas...

8 mar. 2011

Victoria aplastante

Bueno, este fin de semana pasado ha sido un fin de semana agotador pero muy, muy bueno y el cual terminé contentísimo. Ya era hora de que tuviese la autoestima tan alta, la tengo por las nubes y algo más, me hacía falta esta dosis de felicidad. Tuve campeonato de wushu, el XXV Campeonato de España, al que tenía muchísimas ganas de asistir y darlo todo. Me estuve preparando muy, muy duro para este campeonato, pero a 2 semanas tuve un pequeño percance: lesión en el psoas, tenía el tendón cercano al psoas muy hinchado y casi no podía ni andar. Me tocó mucho la autoestima, ya que veía que el campeonato se acercaba y no podía competir. Era muy difícil. Tras mucho fisioterapeuta, muchos ejercicios de rehabilitación y mucha fuerza de voluntad, a una semana del campeonato me recuperé y pude volver a prepararme en lo poco de tiempo que me quedaba. Se aceraba el gran momento.

El campeonato comenzó, se respiraba tensión y hambre de victoria en el ambiente. Los competidores y compañeros nos saludábamos y nos deseábamos mucha suerte mutuamente.

El campeonato había empezado. En puño (Chang Quan) y en palo (Gunshu) salía de los últimos, cosa que me gusta muchísimo más que salir de los primeros o el primero. Hubo un chico de Galicia que sacó un 8, 43 antes de que saliese yo, y la siguiente nota más alta era un 8,09, y claro, el de Galicia se empezó a chulear y a creérselo como si de un Dios se tratase. No hay cosa que más rabia me dé que alguien se empiece a regodear delante del resto. Era mi turno y pensé (“¿Ah sí? ¿Con qué te crees el mejor? Pues ahora te vas a enterar. “) Salí con una fuerza, con una rabia, con una concentración alucinantes y “sobrehumanas”. Cuando terminé la forma me dieron la nota y saque 0, 14 más que él, un 8,57. Se quedó alucinado y se calló la boca y dejo de regodearse.

Y bueno, en palo fue bastante bien para llevar tres años sin competir con él. Pero bueno, lo que de verdad es para enmarcar es mi forma de Daoshu (Sable). El sable es “mi arma”, dicho por mi y por todo el mundo. Es una forma con la que disfruto, con la que doy todo mi potencial y a veces más, la más impactante para el público y la que más gusta. Es con el arma que mas leches y heridas me he hecho, a la que estoy más acostumbrado. Repito: es mi arma. Así que en el campeonato no iba a ser para menos y me hice una de las mejores formas de toda mi vida. La gente alucinó. Saqué un 8,83 a 0,52 del segundo, sencillamente aplastante.

Cuando acabó el campeonato, todos los competidores de todas las modalidades, entrenadores de otras provincias, jueces, directivos, dándome la enhorabuena por el campeonato tan bueno que había hecho y diciéndome que llegaré muy alto si sigo así.

Bueno, creo que podéis apreciar mi estado de ánimo, estoy bastante contento conmigo mismo y con todo, muy motivado. No me enrollo más y os dejo aquí los videos para que juzguéis por vosotros mismos. Espero que os gusten.

Este es el de Chang Quan (Puño):



Este es el de Gunshu (Palo):



Y por último, Daoshu (Sable):



Espero que os hayan gustado y que los hayáis disfrutado, gracias.
PD: se admiten comentarios.

1 mar. 2011

Una fortaleza asequible

Así es, tengo una nueva arma. Se llama Hacha. ¿Qué de que está compuesta? Pues de muchas cosas la verdad: motivación, cariño, ayuda, confianza, consejos, cercanía, gente, apoyo, empujones, sentimientos, amistad, roce, risas, conversaciones, acero forjado, madera y clavos de altísima calidad. Todo este mejunje ha hecho un Hacha capaz de destrozar todos los obstáculos que se me pongan por medio. Esos árboles malditos que ese estúpido espécimen hacia que brotasen de la fértil tierra, esas inmensas montañas que aparecían de repente de la nada para hacer lo que fuese para que no pasase y superase las cosas, esos sentimientos, esos pensamientos, ese manera de infravalorarse, no quererse a uno mismo…Todo esto, no será problema para el camino de un leñador con esta hacha. Se acabó, todo ya hombre. El leñador ha vuelto con su Hacha a destruir muchas cosas, y se quedará por mucho tiempo.

PD: Obtener una Hacha está en las manos de cualquiera, solo basta encontrar los materiales correctos en ti mismo.