3 abr. 2011

Visita a La Palma

El pasado jueves 31 de marzo, dos amigas, los respectivos parientes de estas, mi tutor y yo, fuimos a visitar la Escuela de Artes la Palma. Siempre había oído buenas cosas sobre ella, la echaban flores y yo sin saber porqué, luego lo entendí.

Nada más llegar a la puerta del instituto a mí ya me empezaba a oler a arte. Había gente con su bata, machados, entrando y saliendo, vamos que el arte dominaba allí y no habíamos ni entrado aun. Allí supuestamente nos esperaba J., pero no estaba. A los pocos segundos de mencionarle y decir donde podría estar, aparece a lo lejos con su precioso perro blanco. A mí me entró la risa, ya que no me lo esperaba y porque tampoco entendía como pensaba entrar con ese enorme perro en la reunión. Nos saludamos y le pregunté que si tenía pensado entrar con el perro en el instituto, y su respuesta fue rápida y segura: claro, si aquí los profesores son muy modernos, como los vuestros – lo decía con una carcajada en la boca y mirando a mi tutor-. Entramos en el instituto y estuvimos esperando en la sala de secretaría y cotilleando un poco lo que había. Aquello era increíble y solo estábamos en la entrada del instituto. Había unas esculturas impresionantes hechas por los propios alumnos, gente en cuartos pintando, dibujos pintados en las paredes que parecían que se iban a salir, había unas puertas pintadas en la pared que vas un poco descuidado e intentas entrar de lo perfecta que era. Ya desde un primer momento el instituto me enamoró.

Al cabo de un rato vino el jefe de estudios y nos llevo a la sala en la que iba a dar la charla. Resumiendo, el hombre parecía que no quisiese que fuésemos a ese instituto, solo le faltó gritarnos a todos: ¡NO VENGAIS A ESTE INSTITUTO, IROS DE AQUÍ! Decía absolutamente todo lo negativo que había y con ninguna gana, todo muy desganado lo decía. La gente se estaba empezando a hartar, hasta que una madre dijo: Sería tan amable de decir algo positivo, porque parece que no quiere que vengamos aquí. Tengo que decir que no puede evitar reírme de la cara que se le quedó al hombre, pero es que es verdad, no había dicho nada bueno de allí.

Por muchas penurias e imperfecciones que nos dijese este hombre sobre el instituto para que no fuésemos, yo seguí cautivado por esta maravilla, hacía oídos sordos vamos.
Cuando fuimos a visitar las aulas nos enseñaron las dos de volumen y la de dibujo artístico y bueno, creí estar soñando, aquello era realmente fantástico. Había gente de tarde haciendo algunas cosillas y una chica estaba haciendo un dibujo impresionante todo hay que decirlo. Pero algunas esculturas eran brutales, entre ellas un Moisés de Miguel Ángel que Dios mío, sigo sin creerme que lo haya hecho una persona de 2º de bachiller o de algún curso.

La verdad es que salí bastante contento del instituto pero con miedo al igual que las dos chicas con las que iba, sí, miedo, miedo a que no nos cojan o nos cojan por la tarde, o no nos cojan a los tres. Creo que empezaré a rezar en serio tanto por mí como por ellas, porque estamos bastante ilusionados y si nos cogen a los tres sería perfecto la verdad. Espero que ellas también estén rezando por mí. Ahora solo toca esperar al 25 de mayo que es cuando salen las listas definitivas.