26 dic. 2010

En época de felicidad...

Sí amigos sí, la navidad. Estamos en época de felicidad, regalos, ilusión, decoración, estar con la gente que queremos, consumir a no poder más, época de fiesta, de hacer propósitos para el nuevo año…Pero yo digo algo. ¿Felicidad? ¿Cómo? ¿Estando enamorado de una persona a la cual a lo mejor ni le interesas o sin saber que siente por ti? ¿Sin saber tus gustos, sentimientos e ideas? ¿Viendo como un amigo sufre y eres incapaz de hacer nada ni de verle? ¿Siendo incapaz de reconocerte a ti mismo? ¿Creéis que puedo estar del todo feliz con todo esto y más qué hay? Diréis: “ve el vaso medio lleno y no medio vacío”. ¿Y qué? Lo veo durante cinco minutos y el caos vuelve a mi cabeza.

¿Decoración? Sí, me gusta un poco de decoración navideña, pero UN POCO. No es el caso de mi casa. Mi querido padre adora decorar la casa en estas fechas…bueno y en todas. La gente diría ¡Hala cuantas cosas que bonito, que bien queda! Yo no. Yo diría ¡Hala no sabía que habíamos vuelto a la época del rococó! Sí, mi padre decora la casa hasta que no queda ningún rincón libre, y eso, lo odio. Estéticamente queda horrible. Lo peor son las luces y la decoración del árbol, que más que un árbol con luces y bolas, son luces y bolas con un árbol. O las cosas que cuelgan del techo, que al ser el más alto de la casa, me voy con ellas quiera o no. Ir por tu casa agachado no es muy confortable que se diga.

¿Estar con la gente a la que queremos? Me es algo bastante difícil por varias razones, algunas ya comentadas antes. Con respecto al amor, esas mujeres no saben que las quiero y dudo muchísimo que me quieran, así que imposible estar con ellas. Con respecto a los amigos…Tema bastante difícil ya que cuando quedo me castigan por tonterías o que no pueda quedar por miedo a ese rechazo del nuevo o por simple capricho de que a mis padres no les dé la gana que salga. Y con respecto a la familia…Tema un tanto turbio ya que hay un mal rollo últimamente entre todos y la cena de navidad no parecía que fuese eso: una cena en la cual se junta toda la familia a estar felices y disfrutar de todo. No. Aquello parecía un funeral. Todos callados comiendo y a su bola con sus pensamientos y alguna mala mirada. Hasta que me cabree y me harté de todo. Terminé de cenar, me levanté y cogí mi guitarra y me puse a tocar un Rock ‘n’ Roll de lo más animado y lo más marchoso y funcionó. Se empezó a animar un poquillo la cosa y la gente empezó a bailar y cantar. Al final acabó más o menos bien, pero gracias a la buena música y a algo de alcohol (no por mi parte).

En fin. Esto es lo que hay. Otro año más con unas horribles fiestas de navidad en las que sonreír poco. Lo único bueno es que hay vacaciones y los mensajes que recibes en navidad o año nuevo por error. Y por último, una cosa que me gustaría decir. Ya que a mí me cuesta bastante ser y estar “feliz” en esta época, ayudo y hago que otras personas lo sean por mí y que no lo pasen mal como yo, que no es nada agradable. Y parece que la gente me lo agradece. En serio os deseo lo mejor. Espero que estéis pasando buenas fiestas con vuestra gente y que seáis felices. Felices fiestas.

16 dic. 2010

Espíritu feral

Caminas despreocupado entre ramas y hojas, sin prestar mucha atención a nada cuando de repente lo notas, un olor extraño. Te detienes y buscas la dirección en la que se encuentra el origen, te resulta sencillo y te encaminas hacia allí.

Te desplazas ágilmente entre los árboles y plantas y poco a poco el olor se vuelve más intenso, más agresivo... Notas como la adrenalina te acelera el corazón y tus ojos se vuelven más afilados.

Aceleras el paso aun más, solo pensando en encontrar la fuente de ese olor dulce y excitante. Corres al límite de tus fuerzas, hasta que te detienes en seco. Has oído un ruido inesperado. Te camuflas entre las hojas y te agazapas, evaluando la situación.

Buscas a tu alrededor, centrándote en tus potentes oídos, tu olfato y tu vista felina. De pronto encuentras la causa de todo lo que ocurre, tu víctima.

Desprevenida en el centro de un pequeño claro, no ha notado tu presencia. No puedes evitar salivar. La ves moverse, desprevenida de lo que le espera. Te mueves lentamente, agazapado entre las hojas y sin perderla de vista.

Solo tienes ojos para ella, te mueves lentamente en las sombras, cada vez más cerca, poco a poco, salivando, tratando de controlar tu respiración, tu corazón galopante y tus terribles instintos de lanzarte sobre ella, por miedo a que escape.

Avanzas unos centímetros, apartando unas hojas pequeñas que te impiden verla. Ves que se aleja y tan rápido y sigiloso como puedes, te mueves rodeando el claro, sin dejar que el aire le lleve tu olor, indetectable.

Sigiloso, sigues avanzando, esta tan cerca que puedes contemplar perfectamente su apetecible figura, sus ojos oscuros y su cuello. Estas deseando hincarle tus colmillos.

Te mueves entre unas hierbas un poco más altas que el resto, lento, silencioso, tranquilamente nervioso. Estas tan cerca ya...

Pero un ruido te saca de tu ensimismamiento. Otra figura se acerca a la primera. No habías sido capaz de notar su presencia al centrarte tanto en tu presa.

Te tumbas en el suelo entre la hierba y no respiras, esperando una nueva oportunidad. Entonces compruebas que se están alejando, es ahora o nunca. Haces gala de toda tu potencia física y dejas que tu forma felina salga de entre las plantas y se abalance sobre ella, rugiendo ferozmente, pero estabas demasiado lejos y ambas figuras salen corriendo entre árboles y plantas y los pierdes de vista. Tratas de seguirlos pero pierdes su rastro.

Aun con el corazón incontrolable, jadeando y sin entender muy bien todo lo que había ocurrido, te detienes en medio de la noche, alumbrado por la luna, y trepas a un árbol. Buscas una buena rama, y te tumbas, esta noche no lo conseguiste.

Si tan solo hubiera estado sola, estás seguro que podrías haberlo conseguido. Pero ahora solo te queda ir a dormir, pensando en que se ha escapado, y en que mañana tendrás que buscar de nuevo una presa y volver a jugar al ratón y al gato, desplazándote entre las sombras.

12 dic. 2010

Existencia humana

Muchas veces me he planteado el hecho de nuestra existencia. ¿Existimos tal y como realmente creemos? La gente ve la vida como se lo han enseñado, han escuchado o han visto: seres que nacemos, nos relacionamos, nos reproducimos y morimos. Esto suele ser el esquema social base, siempre con excepciones. Algunos científicos sostienen que venimos del mono, que fue evolucionando poco a poco hasta llegar a la especie humana tal y como la conocemos ahora. O que mediante el Big Bang se unieron las células y partículas necesarias para originar a los seres vivos. Otros creen que nos ha creado Dios y que si estamos aquí es porque él ha querido. Otros dicen que sí porque sí, si les preguntas porque estamos te dirán que es lo que toca. Y así, miles y miles de teorías. Cada persona tendrá la suya, al igual que yo, obviamente tengo las mías.

¿Conocéis la famosa frase: “He visto pasar mi vida por delante de mis ojos”? Vale. Pues, ¿quién te dice a ti que ahora mismo no estemos muertos y estemos viendo los hechos que han pasado en nuestras antiguas vidas? De ahí las coincidencias o casualidades, o que digamos qué es lo que vaya a pasar antes de que pase, y que sea eso lo que ocurra finalmente. O, por ejemplo, cuando vamos a un sitio que nos suena y creemos que ya hemos estado, sin haber estado o visto nada parecido en la vida. A lo mejor es porque como ya lo hemos vivido, sabemos qué es lo que va a pasar ¿no? Párate a pensar un rato en esto dicho… ¿Podría ser cierto que estuviésemos muertos y viendo nuestra vida otra vez o no?

Ese miedo que mucha gente dice tener a la muerte, puede que sea más bien un miedo a lo que ocurre después, o mientras, o quizás a pensar que el lugar al que se irá es algo fatídico y horrendo (y esa persona lo sabe a la perfección, lo único que no lo ve así.) Esa persona siente que se va a morir y que no volverá, no es capaz de ver más porque puede que haya algo o alguien controlando su mente, de manera que se le impida pensar al 100% cómo es, o decirlo.

También podría darse el caso de que seamos simples ideas, sueños o imaginaciones de algún otro ser o persona que nos haya creado en su mente y nos esté utilizando como simples títeres. Y todo por simple diversión o dios sabe qué.
O que seamos simples personajes de videojuego y que otros seres o personas se diviertan jugando con nosotros, montando y haciendo con nuestras vidas lo que les plazca en cada momento.

Luego también puede que seamos robots o máquinas a las cuales nos hayan metido chips los cuales nos aportan sentimientos, pensamientos, gustos, ideologías… Puede que nos hayan metido esquemas de vida en esos chips, si te das cuenta casi todos los días muchísimas personas siguen esos esquemas. Pongamos el ejemplo de un empresario normal y corriente:

Lunes: se levanta a las 7:00 de la mañana, desayuna, se viste, se acicala, se despide de su familia (si la tiene y si no se despide del perro) y se dirige hacia el trabajo. 14:30 de la tarde, termina de trabajar, come, descansa y vuelve a trabajar. 20:30 de la tarde, sale de un duro día de trabajo, llega a casa, saluda a su familia (si la tiene, y si no, saluda al perro), cena, se relaja un poco y a dormir.

Martes: se levanta a las 7:00 de la mañana, desayuna, se viste, se acicala, se despide de su familia (si la tiene y si no se despide del perro) y se dirige hacia el trabajo. 14:30 de la tarde, termina de trabajar, come, descansa y vuelve a trabajar. 20:30 de la tarde, salde de un duro día de trabajo, llega a casa, saluda a su familia (si la tiene, y si no, saluda al perro), cena, se relaja un poco y a dormir.

Y así sucesivamente.

Las decisiones que tomamos pueden que sean simples fallos informáticos en el chip o puede que sea lo que “Ellos” han querido. Puede que la gente como yo o como muchos otros (gente que se da cuenta de estas cosas y las critique, piense sobre ella y las diga), seamos simples fallos en el sistema creado por esas personas o seres.
Puede que al gobierno y a los científicos les hayan esclavizado u obligado a decirnos una serie de cosas en las que tengamos que basar nuestras vidas.

Muchas personas que lean esto pueden pensar que esté loco o cosas así (cosa que me da exactamente igual). A lo mejor es porque en esos chips o en esas órdenes impuestas por el gobierno/seres/personas hay una especie de datos que dicen que a todas las personas que piensen diferente a lo que ellos digan se les ha de humillar para cambiarles la idea o para que se sientan inferiores, y todo para proteger su existencia. Simplemente porque la gente sepa que todo esto es cierto y se rebele ante el gobierno y la sociedad, ellos han de protegerse a base de personas que humillen y les cambien las ideas.

Pensad en todo lo dicho un rato y no penséis nada más leerlo que es una locura, porque tras pensarlo, muchos de vosotros os daréis cuenta de que puede que sea cierto.

6 dic. 2010

Pegamento

Cual resina de árbol recién cortado.

Cómo esas barras de pegamento que utilizábamos de pequeños.

Dígase de ese chicle que es imposible retirar de las gafas después del estallido final.

Cual mucosidad de ente recién nacido.

Como el rastro que deja el caracol al huir de una gran fiera hambrienta.

Como esos restos de gomina que te quedan en las manos después de destrozarte el cabello.

Como las heces que pisas y se te quedan en la suela de la zapatilla.

Cual Coca cola recién vertida en el suelo, que va dejando ese asqueroso y pegajoso rastro.

Como ese rastro de dentífrico que queda en tus labios después de un lavado bucal.

Ese tipo de ente que se comporta de esa manera todo el tiempo son los que me abruman. Sí, que me encanta que de vez en cuando me den un abrazo, un beso, una caricia, o que simplemente me muestren su preciosa sonrisa. Pero que no estén todo el día dejándome restos de su pegamento en mi torso.

Hace tiempo uno de ellos roció mi cuerpo con sus pegajosos residuos durante un largo periodo de tiempo. Me llegué a cansar y se lo dije mediante el intercambio de palabras vía internet. Nos llegamos a enfadar y dejamos de entablar conversación. Pero al final poco a poco con un poco de disolvente llamado tiempo, parece ser que el pegamento fue envejeciendo y deteriorándose hasta desaparecer y volver a la normalidad, pero con un cambio: nos hemos vuelto alérgicos al pegamento.

3 dic. 2010

Comienzo de una nueva era.

Bueno, y ya ha empezado la segunda evaluación. E de decir que no estoy muy contento con mi nota del blog (un 9,9 me ha puesto mi querido profesor de lengua). Por lo que me ha dicho me va a hacer sufrir con el 10, tengo que estudiar más en el resto de la materia para sacarlo. No estoy de acuerdo con ello porque si decide ponernos una nota en el blog lo más lógico es que evalúe el blog y no el resto de la materia. Cada cosa tiene su nota y no dependen de la otra. Pero en fin, él es el profesor y sabe lo que tiene que hacer, y yo, como alumno que soy, doy mi opinión y digo que no estoy de acuerdo.

Como hay veces que me exijo demasiado, no me pienso conformar con el 9,9 así que iré a por el 10 y a por algún premio más. También tengo el premio al mejor blog junto a cuatro personas más que adoro sus blogs. Y ahora también me he propuesto conseguir al de mayor constancia junto al mejor blog, cosa que me costará ya que tengo a un duro rival al que le sobra bastante el tiempo pero se a merecido el premio con diferencia y desde aquí le felicito.

Nos han pedido a todos que votemos a nuestros blogs favoritos, y mis votos van dirigidos a… (Redobles):

-Alba Hontanar ( Do you dare?)

- Irene Pérez (Así es la vida)

Por esas entradas tan elaboradas, tan graciosas y tan ciertas en algunos de los casos. Votaría a más gente pero no lo he hecho porque empecé a leerlos tarde y casi no me ha dado tiempo a ver su nivel que por lo que me dice la gente es bastante alto. Pido perdón por ello, para este trimestre ya votaré a los que se lo merezcan.

Hace tiempo que dije que haría una entrada mensual como la del “Todo, nada y mente humana” ya que tuvo bastante éxito y la que a mis lectores les encantó. Y me metí en un gran problema diciéndolo. Y aquí rompo mi promesa. No, tranquilos, no voy a dejar de hacer entradas así, lo único que las haré cuando las tenga terminadas y cuando vea que estén bien hechas y como a mí me gustan. Pienso que las cosas con prisa nunca salen bien. Prefiero hacer una entrada de esas cada dos o tres meses y que sea una entrada 10 y no una cada mes y que sea una porquería de entrada ya que el nivel le dejé bastante alto con la del “Todo, nada y mente humana”.

Y bueno aquí concluyo con mis aclaraciones para el segundo trimestre. Espero que cada vez vayáis leyendo mi blog más personas cultas y con cabeza y no gente ignorante y que critique sin saber, que por suerte, aún no tengo ningún lector que sea así. Y por cierto, mi blog, se alimenta a base de vuestros comentarios, no dejéis que muera por culpa de que no tenga los suficientes comentarios para sobrevivir. Prefiero que muera por un cólico.