13 mar. 2011

Sentir...

La vida me va dejando marcas que mi tez conserva.
Aprendí a tirar de esta cuerda, jugué y me escapé por banda izquierda.

Caricias fueron escudo en mi piel sensible, me desnudo, enseño mis rasguños mientras este puño escribe.

Saludo con un abrazo a aquellos que aprecio, pagué el precio por querer tocar el cielo como un necio.

Quiero sentir su mejilla y su cuerpo pegado al mío, hacer contacto, hip-hop y Kafes duermen bajo el mismo manto.

Un sentido el tacto, un camino intacto que pisar para no ser un tío más entre tantos.

Me levanto pensando que el día será estupendo y tengo fe, hay besos que pueden ser dulces y amargos como un tofe.

¿No crees que valgo más por perro que por viejo? Cada vez que dejo huellas veo como se cae mi pelo.

Los reflejos que devuelven los charcos nunca se tocan,
hace falta tacto para llegar a las almas rotas...

2 comentarios:

  1. Preciosos ripios, ¿algunos versos no deberían estar partidos?

    ResponderEliminar